La portavoz de Ciudadanos (C‘s) ha afirmado que adherirse a la AMI habría sido “usar Barcelona como instrumento al servicio del desafío independentista

 

“Ciudadanos quiere ser la voz de los barceloneses que quieren recuperar la ilusión por construir y no destruir, por cambiar y arreglar las cosas y no romperlas”. Así lo ha expresado la presidenta del grupo municipal de Ciudadanos (C’s), Carina Mejías, en el pleno del Ayuntamientosobre la adhesión de Barcelona a la Associació de Municipis per la Independència (AMI). Mejías ha celebrado que la propuesta haya sido rechazada porque se trata de “un nuevo desafío de usar la ciudad condal como instrumento al servicio del desafío independentista”, motivo por el cual que ha explicado que “Ciudadanos ha votado en contra ya que el proyecto independentista pretende provocar una fractura sentimental entre catalanes y españoles que es inmoral”.

“Frente a quienes quieren romper el pacto democrático que con tanto esfuerzo construimos entre todos, defendemos la unión y la convivencia”, ha manifestado y ha añadido también que “frente a quienes quieren utilizar el agravio y el victimismo, Ciudadanos va a defender la solidaridad, la libertad y la igualdad entre todos los españoles”. Y ha recordado que en los “últimos 40 años España, Cataluña y Barcelona trabajan juntas en la consolidación por las libertades democráticas”.

La líder de C’s en Barcelona ha advertido que “el proyecto independentista es anticuado, ilegal, insolidario y populista” y que actúa “sembrando desavenencias, entre catalanes y el resto de españoles”. Y ha afirmado que “si Artur Mas se ha vuelto independentista es para tapar su propia incompetencia y la corrupción”.

Según la portavoz municipal, la propuesta de adhesión a la AMI es un “fraude democrático porque la ciudadanía acaba de expresarse en las urnas” tras las elecciones municipales del 24 de mayo, cuyo resultadomuestra “la pluralidad” de los barceloneses.

Así mismo, Mejías también ha alertado que “el proyecto separatista ha recibido el rechazo de todos los gobiernos europeos” y dejaría a Cataluña y Barcelona fuera de la Unión Europea.